5 Beneficios de vivir en una residencia

Sin comentarios abril 24, 2019

Debido a las obligaciones diarias de trabajo y ritmos de vida, en muchas ocasiones hay personas que no pueden hacerse cargo de sus padres por lo que mandarlos a una residencia o centro de día es sin duda, la mejor decisión. En los últimos años las cifras registradas de personas de la tercera edad que se encuentran en un centro especializado son crecientes.  Al final, en una residencia para ancianos en Bilbao especializada como Grupo Lekuona tendrán una atención personalizad y unos cuidados mucho mayores de los que podríamos brindarles en casa. 

Nuestras residencias acogen las visitas de los familiares con mucha alegría, incluso hay salas comunes para ello, si la persona no se encuentra en una habitación individual.  

Hay que apostar siempre por residencias de confianza, donde se preste la mejor atención sociosanitaria y donde la principal preocupación sea crear un ambiente familiar y cercano que garantice el bienestar y calidad de vida de las personas mayores. 

¿Cuáles son las ventajas de vivir en una residencia de ancianos? 

  1. Mayor nivel de actividad: al residir en un lugar con más personas de su edad se favorece la interacción entre ellos. Además la propuesta de actividades de nuestro centro favorece la estimulación mental y cognitiva que tan imprescindible resulta en esta fase de la vida. Se realizan ejercicios, reuniones, incluso talleres, y siempre potenciamos la lectura. 
  2. Cuidado médico: Hay una atención personalizada por parte de personal sanitario continuada,  y existe una supervisión periódica de nuestros mayores.  
  3. Menús personalizados: La comida es uno de los puntos fuertes a la hora de inclinarse por una residencia. Nuestras residencias elaboran menús diarios adaptados a las necesidades alimenticias de cada residente. Si viven solos muchas veces por la pereza de cocinar puede que no sean tan disciplinados con los horarios de las comidas. Y además comerán siempre acompañados.
  4. Libertad de movimiento: debido a que hay personas con diferentes tipos de patologías o nivel de dependencia, nuestras residencias cuentan con una accesibilidad adecuada para todos ellos, con rampas y ascensor. Por tanto, esto no supone una limitación a la hora del desplazamiento, lo que permitirá que salgan al jardín o se puedan mover con normalidad.
  5. Compañía: Si hay un beneficio principal, es el hecho de que todos los días tienen compañía y es algo que agradecen enormemente quienes han pasado por la soledad. La interacción social influye en el bienestar personal, conviven con gente de edades similares con quienes pueden compartir aficiones y conversación. 

En definitiva, optar por una residencia de ancianos para la tercera edad en Bilbao o Vizcaya debería ser considerada como una buena opción en caso de necesidad y sobre todo si nuestros familiares viven solos y no se dispone del tiempo suficiente para cuidarlos y acompañarlos. 


Sin comentarios